16 de Diciembre de 2017
Jul
10

Análisis: Dragon Quest VIII El Periplo del Rey Maldito (Por Xehanort_KH)

El blog vuelve a la carga en verano tras un pequeño parón por mis exámenes, y vuelve con un nuevo análisis de Xehanort_KH, que ya analizó, entre otros, Batman Arkham City o Bioshock Infinite. En esta ocasión abandona la generación actual para traernos un texto de un JRPG mítico de los últimos compases de PS2, procedente de la famosa saga Dragon Quest que tuteó en los 8 y 16 bits a Final Fantasy, hoy en día muy presente en consolas portátiles, siendo su última entrega, no obstante, un MMO para Wii U. El Periplo del Rey Maldito, como se llamó aquí, era la octava entrega de la saga, siendo una de las más cuidadas tanto técnica como jugablemente, con una cantidad apabullante de contenido y una cuidada traducción, siendo un gran trabajo de Level 5, creadores de Dark Cloud, Rogue Galaxy o Inazuma Eleven.

El texto, como siempre, está escrito por él con ciertos retoques míos, y más en este caso que es un juego que yo también he jugado, si bien no tan a fondo como para hacerle un análisis a la altura, por lo que relego la tarea a mi compañero, que ya ha terminado la aventura principal y la mayor parte de sus extras, para mostraros una retrospectiva sobre el juego. ¿Realmente es un imprescindible de PS2? ¿Supera a Final Fantasy? ¿Es un mal juego? O, por el contrario, ¿es el mejor del sistema? Todos estos interrogantes serán respondidos en el texto que Xehanort_KH ha preparado para vosotros, y aún espera otro sobre una conocida aventura gráfica que espero poder traeros en este mes, mientras yo preparo algunos artículos de cosecha propia en la medida que mi brazo (que está afectado por una tendinitis) me lo permita. Os dejo con él.


Saludos, amigos gamers.Hoy nos toca analizar un clásico de PS2, de los RPG’s y también se podría decir que es un referente en cuanto al catálogo del sistema de Sony, uno de los considerados Must Have para los entendidos del mundillo. Hablo como no de Dragon Quest VIII, una producción de Level 5 realizada para Square Enix, con los habituales diseños de Toriyama y mucho contenido que descubrir. Pero antes, voy a comentar una anécdota de cómo empecé mi relación con este juego.

Hace muchos años ya (tendría unos 10 o 12) decidí adquirir el juego porque me gustaba su portada (recordemos que en los 90 lo que molaba era Dragon Ball, y ver un juego con los personajes que tienen el mismo diseño atrae bastante) así que no podía pedir nada más. Desgraciadamente, recuerdo que no estuvo mucho tiempo el juego funcionando en mi PS2 porque, de una forma o de otra, no pasé del primer pueblo vendiendo el juego al poco tiempo. Supongo que me aburriría demasiado o en esos momentos no aguantaba los combates por turnos,  pero el tiempo cambia a la gente…

Nos encontramos con el protagonista llamado “El Héroe” (al que podemos cambiar el nombre si queremos, yo le llamé Luxord) que va acompañado de una especie de monstruo llevando un carruaje, que resulta ser un rey, llamado Trode y también nos acompaña un bandido llamado Yangus al que trata a el Héroe como su “jefe”.
Pues bien, nuestra misión es acompañar al Rey Trode a través del mundo para buscar a aquella persona que lo convirtió en lo que es ahora (resulta que antes era una persona normal y corriente). A medida que vayamos avanzando nos encontraremos con personajes que también buscan a esta persona por diversos motivos, cruzando nuestro camino con ellos.

Partiendo de esta premisa, Dragon Quest VIII se antoja como un juego con una historia interesante y que a medida que sepamos más información atrae más y más, es cierto pero… el tramo final no es tan emocionante como en los primeros compases del juego. Ya sea por repetición de acontecimientos o por cambios de guión, pierde ese magnetismo que tenía al principio. Tiene una historia prometedora y atrayente desde el principio, pero que se va desinflando con el tiempo.

Para ser un juego ya con sus años, pues recordemos que fue lanzado hace ya casi 7 años, es un juego notable en este aspecto gracias a su diseño cell-shading, que siempre ayuda a que los juegos sigan aguantando el paso del tiempo. Los personajes tienen los diseños de Akira Toriyama, lo que le da al juego una personalidad propia (si bien es inevitable comparar a los personajes con los de Dragon Ball en ocasiones) gracias también a un Cell-Shading muy logrado, fruto de la experiencia de Level 5 en ese aspecto gracias a Dark Chronicle. El mapamundi es muy grande, y está muy completo. Contiene islas, ríos, mares, montañas, desiertos, cuevas… vamos, que no se puede pedir nada más.

Hablamos de un juego que tiene un apartado gráfico excelente con un mapeado digno de un RPG de la vieja escuela y que además tiene ese estilo “Dragon Ball”.  No sabría decir mucho más porque yo me dedico a jugar, no a buscar popping, tearing o bajadas de frames para sacar algo negativo, sólo comento lo que se ve a simple vista, lo que vería todo el mundo. También me gustaría añadir que el diseño del jefe final me parece muy poco inspirado y que dicho personaje tiene muy poco carisma. No infunde miedo o temor ni aunque lo intente.


Las bandas sonoras, algo que si habéis leído anteriores análisis es algo a lo que le doy mucha importancia.
En este Dragon Quest VIII podría decir que la banda sonora es notable. Tiene temas muy buenos como el de los recuerdos del Rey Trode, de modo que, nos topamos con un juego que también deleita los oídos, de no ser porque pasaremos la mayoría del tiempo escuchando los temas del mapamundi y el combate.

Una, y otra, y otra, y otra vez. Así hasta el infinito. Hubiese agradecido, y mucho, un par de temas más para ir variando en esos momentos en los que estás explorando o luchando, que no serán pocos, ya que el juego para muchas acciones requiere un farmeo consistente. Es una pena pero acabé bastante quemado gracias a eso. Por lo demás, tiene una buena banda sonora. No tengo mucho más que comentar en ese aspecto.

Las preguntas que nos hacemos la mayoría de los jugadores cuando jugamos un RPG’s seguro que son “¿Es este juego ambicioso?”, “¿Tiene libertad o es un pasillo?”, “¿Es largo?”, “¿Tiene un buen sistema de combate?”. Bueno, pues os responderé a estas preguntas para que salgáis de dudas “¿Es este juego ambicioso?”. En algunas cosas sí, lo es. Nos encontramos con un mundo ENORME para explorar con muchas posibilidades y misiones secundarias, además de la posibilidad de fabricar armas, armaduras, objetos… gracias a la alquimia. Además tenemos la posibilidad de recorrer este mundo a pie, a través del mar o incluso volando.

Sin embargo, en algunas cosas no es tan ambicioso, y voy a poner un ejemplo muy claro, los monstruos. Si bien es un juego en el que a medida que avanzamos los monstruos suben de nivel (lógico por otra parte en los RPG’s) nos encontramos con que los “nuevos” monstruos que van apareciendo simplemente son clones de los más débiles a los que se les ha cambiado el color. Personalmente estoy muy decepcionado con este aspecto, sin duda es el que más me ha disgustado, si bien es algo que lleva arrastrando Dragon Quest desde sus inicios.

“¿Tiene libertad o es un pasillo?”. Como expuse en la anterior pregunta, es un juego que nos da libertad total para hacer lo que queramos, cuando queramos. Nada más empezar nos sueltan en un mapa abierto, y nosotros decidimos si seguir con la historia o perdernos por ahí a explorar. “¿Es largo?”.- Sí, de hecho es MUY LARGO. La campaña principal me duró unas 75 horas, cosa que no me ha durado ningún juego en su primera partida. Además tiene otros componentes que lo hacen aún más largo, pero que comentaré más adelante.

“¿Tiene un buen sistema de combate?”.- Sí. Tiene un sistema clásico de combate por turnos así que a los de la vieja escuela le gustará. Tenemos un sistema de habilidades que se van desbloqueando a medida que subimos de nivel y que también desbloqueamos al subir ciertos parámetros al subir de nivel (Espadas, Hachas, Carisma, Valor…). Dependiendo del personaje se necesitan unos parámetros u otros.
Y en conjunto la jugabilidad se podría basar en eso, espero que este formato de pregunta-respuesta haya ayudado.

Como bien sabemos todos, una buena parte de los RPG son los extras variados, y este Dragon Quest VIII no iba a ser menos. Por una parte, tenemos el famoso casino que tanto gusta. Podemos jugar a las máquinas tragaperras, al bingo o a la ruleta. Con las fichas que ganemos, podemos conseguir objetos valiosos como equipamiento para los personajes o ingredientes raros para la alquimia. También podemos completar la biblioteca de monstruos o conseguir todas las recetas de alquimia y conseguir materiales para fabricar todos los objetos.

Como espectáculo, tenemos una Arena de Monstruos en la que podemos participar con monstruos que hayamos capturado y usarlo para participar en torneos. Además, si conseguimos ganar suficientes combates, podremos usar a nuestro equipo en las afueras. Conseguir diversos privilegios no será tarea fácil.

Para rematar, una vez hayamos completado la historia principal se nos desbloquean una especie de desafíos que aumentarán considerablemente nuestro tiempo de juego. “¿Por qué?” preguntaréis, pues porque estos desafíos consisten en acabar con monstruos de alto nivel, y para llegar a ese nivel habrá que entrenar horas, muchas horas… Gracias a estos extras, podemos adentrarnos fácilmente en la franja de las 300 horas jugadas.

Nos encontramos con un RPG notable en todos sus apartados y una experiencia que hay que probar tarde o temprano (yo lo hice tarde gracias a el tiempo que ha pasado que hizo que me interesase otra vez este juego). A todos los amantes de los RPG’s de la vieja escuela y a los jugadores de este género en general les gustará este juego. Uno de los referentes en PS2 y con razón.

NOTA

Historia: tiene una historia prometedora y atrayente desde el principio, pero que se va desinflando con el tiempo. Muchos momentos de humor y buen trasfondo, pero no termina de "tomarse en serio" del todo y le cuesta alcanzar la epicidad de otros JRPGs en este aspecto, si bien roza un alto nivel para el estándar de DQ. Gráficos: Un juego destacable en este aspecto gracias al cell-shading. Los diseños de los enemigos se vuelven repetitivos a la larga y el mapeado peca en ocasiones de reciclaje. No obstante, es fluido, colorido, está bien animado y los personajes son muy expresivos. Sería un trabajo difícil de mejorar en un Classic HD (9.5)

Sonido: Buena selección musical, pero con una excesiva reiteración de los temas de batalla y campo, que terminan por cansar un poco al jugador. Sus carencias las suplen la expresividad de los personajes y una OST muy cuidada y variada en el resto de lugares. (8)

Jugabilidad: Ambicioso, largo, completo, divertido, por turnos... Es difícil que un amante de los JRPG de pura cepa le haga ascos a un Dragon Quest, pues este es, en todos los sentidos, puro juego de la franquicia pero sobradamente ampliado en posibilidades, con pequeños añadidos como la tensión o la alquimia que complementan un sistema sencillo pero complejo de dominar. (9.5)

Otros: La aventura principal es muy larga, hasta 70 horas, y sorprende en ciertos aspectos al alargarse más de lo que esperas. Extras como las Pruebas Dragovianas son un poco excesivos en dificultad, pero la cantidad de cacerías, arena de monstruos, recetas de alquimia, trajes...aúpan la duración hasta más de 300 horas. (9)

NOTA: 8.9/10


Y este ha sido el análisis de Xehanort. Dragon Quest VIII es un juego que merece muchísimo la pena, aún es relativamente fácil encontrarlo y garantizará a cualquier rolero amplias horas de diversión clásica, y más ahora que los juegos por turnos escasean tanto.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.

5
Valoración media: 5 (1 voto)

3 Comentarios:

Al igual que para la

Al igual que para la mayoría, fue mi primer DQ. En su día me dejó maravillado, pero con el tiempo mi opinión sobre él ha empeorado, sobretodo tras jugar a los anteriores (salvo VII), y creo que si estos hubiesen llegado aquí en su día la opinión general acerca de él no sería tan buena.

Sobre el análisis....

"No sabría decir mucho más porque yo me dedico a jugar, no a buscar popping, tearing o bajadas de frames para sacar algo negativo, sólo comento lo que se ve a simple vista, lo que vería todo el mundo."

Yo tampoco soy de los que se dedican a buscar defectos, pero el popping es casi imposible no verlo, no se cuantas veces me pasó que fui al castillo de las minimedallas y al llegar al trono la princesa aún se estaba cargando (y eso que el tiempo de carga entre el mapamundi y el interior del castillo no es pequeño precisamente).

"No tiene doblaje alguno"

O has jugado a la versión japonesa o no me explico como puedes decir esto.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Ya está solucionado lo del

Ya está solucionado lo del doblaje. Respecto a los vídeos, había, pero hubo problemas al insertarlos y lo intentaré de nuevo próximamente.

Un saludo. 

Este es mi videojuego

Este es mi videojuego favorito junto con FFVII y IX, lo compré cuando salió, con las expectativas por las nubes, y esas expectativas las superó de forma brutal. Tener una PS2 y no tener esta obra de arte es como no tenerla. Increíble juegazo, desde el mismo momento que empecé esta obra maestra, Dragon Quest es mi saga favorita junto con los antiguos FF (los de Sakaguchi, incluido Lost Odyssey), hasta el punto de que la salida de un Dragon Quest en cierta consola hace que me la compre, como pasó con NDS (y si sale en España DQVII en castellano, me venderán una 3DS), e igual que los 2 juegazos de Mistwalker de Xbox 360 hicieron que un fiel de Sony desde la primera PlayStation se pasara a la competencia. Sobre Dragon Quest VIII, que decir, todo es perfecto, la historia, personajes, mapamundi inmenso, gigantesco y en 3D, los perfectos combates por turnos, los enemigos, las quest secundarias, las ciudades,... Alucinante, el rpg perfecto, le pongo un 10/10, aunque ni eso hace justicia a esta obra magna.