22 de Junio de 2018
Jun
9

Artículo: Impresiones E3 2012

Categorías: , , ,

Un año más, otra feria más. El E3 ha vuelto al mundo del videojuego con las expectativas de siempre, congregando a los jugadores de todo el mundo en la búsqueda de su próximo gran juego, de ver qué es lo que van a ofrecer las compañías para sus consolas favoritas. El de este año tenía un atractivo añadido, y era que el nuevo sistema de sobremesa de Nintendo iba a ser detallado, desgranado, y sus juegos presentados, dando así a los jugadores todos los datos para decidir si Wii U iba a merecer o no la pena.

Las otras compañías también iban a traer sus propios atractivos, pero era evidente que un nuevo hardware siempre reúne toda la atención. El río de rumores desatado en internet los días y semanas previos al E3 2012 ha sido auténticamente imparable. No había terminado de surgir un rumor que ponía a Wii U como el sistema más potente, que de pronto otro afirmaba que el sistema apenas superaba a PS3 y 360. Al dia siguiente se filtraban listas de sus posibles juegos de lanzamiento, y luego aparecían supuestas declaraciones que o la ensalzaban o la criticaban.

Así, fue como llegamos a la presentación propiamente dicha. Nintendo intentó levantar un poco la expectación con un evento previo, un Nintendo Direct dedicado a las posibilidades del sistema. Mediante un simpático vídeo, del que surgió la figura "legendaria" de "Unspecific Action Figure", pudimos comprender que Wii U iba a hacer una apuesta por el online mayor que la que tuvo Wii. Videollamadas, con una multitarea y una red social, Miiverse, integrada en todos los juegos y preparada para que los jugadores se ayudaran entre ellos, dejando sus impresiones del juego al que están jugando en todo momento (que el caso del vídeo, parecía ser ZombiU de Ubisoft).

El menú de Wii U tenía forma de plaza, donde se congregaban Miis de nuestro sistema, de nuestros amigos, y de todo el mundo, que estuvieran jugando los determinados juegos que vemos en dicho menú, con comentarios en tiempo real de lo que están viviendo (moderados por Nintendo para evitarnos, por ejemplo, conocer el final de un Zelda antes de tiempo). Un menú bastante sencillo, sin alardes, pero cumplidor. Lo importante iban a ser, no obstante, los juegos, y podían suplir unos menús mejores o peores que siempre podrían cambiar (Microsoft lo ha hecho varias veces con su 360).

Llegamos así a la conferencia de Nintendo, donde encontramos la presentación de Pikmin 3 como cabeza de cartel. El juego demostró una cosa que la compañía nipona quiere que sea constante en su nuevo sistema: la interacción constante con su mando con pantalla, que sirva de apoyo para los juegos o incluso como pantalla de juego, si preferimos seguir disfrutando mientras otros ven la televisión. Funciones de mapa, de inventario, de interacción con el televisor...sus funciones son bastante variadas, y dependerán de la imaginación de cada compañía.

En el caso de Pikmin 3, se podía observar como controlaban la dirección del equipo de Pikmin o sus acciones, combinadas con los botones físicos del mando que, a pesar de su aparatosa forma, siempre daba sensación de comodidad y fácil acceso a sus botones, del tradicional corte de siempre, siguiendo el esquema de botones de 3DS con dos stick y dos gatillos. La demo demostraba límites de tiempo y un nuevo tipo de Pikmin, una especie de roca que podía destruir obstáculos. Es sabido por todos que el juego estaba pensado inicialmente para Wii, por lo que no puede servir de piedra de toque para medir la potencia del sistema, aunque no lucía mal.

Junto a él, apareció la reconversión de aquella demo técnica de Mario, en New Super Mario Bros U, la nueva entrega de una subserie que, junto a la nueva de 3DS, ya cuenta con cuatro itineraciones en los sistemas de Nintendo. Lo mostrado en la conferencia dio a entender nuevas mecánicas, con un traje de murciélago para Mario que sustituía al mapache, o el retorno de los Yoshi de colores, directamente de Super Mario World, con sus habilidades particulares, como el lanzamiento de burbujas del Yoshi Azul. Los fondos del juego lucían con una extraordinaria calidad, y se puede considerar como uno de los lanzamientos fuertes del sistema, gracias a su siempre elevada diversión y a la capacidad de jugar con otras personas.

Referente a esto, Nintendo confirmó la posibilidad de usar dos mandos con pantalla (renombrados como Wii U Gamepad) a la vez, reduciéndose el rendimiento a 30 fps a 720p cuando esto ocurre. Solo esto es una buena piedra de toque para considerar Wii U por encima de PS3 y 360, que tienen problemas para mantener el rendimiento cuando Wii U parece mantenerlo, pero es pronto para saber el alcance de potencia del sistema. Por lo pronto, continuaron presentando juegos para alcanzar un lineup inicial bastante sólido.

Ubisoft, de la que se hablará un poco más tarde, fue una de las compañías que más apoyo demostró al sistema, con juegos como ZombiU, exclusivo shooter survival que empleaba mecánicas del mando para piratear puertas o defenderse de los zombis. También se mostro una simpática función en la que se podía "zombificar" a una persona, donde Reggie Fils-Aime, presidente de Nintendo América, demostró sus dotes de showman ante la cámara. También recibió un espacio más grande Just Dance 4, con la posibilidad de actuar como director de coreografías a través del mando. Es de suponer que estos son los juegos más avanzados en desarrollo junto a Assasin´s Creed 3, y los primeros que aparecerán en el sistema.

Pero no se quedó ahí Ubisoft, presentando en carrusel otros juegos como Rayman Legends, en el que yo centro mi atención. Rayman Origins es una de las experiencias más satisfactorias de la generación en todos los sistemas en los que ha aparecido, por lo que es lógico esperar mucho de su secuela, con un remozado y mejorado apartado gráfico y artístico, gracias al motor UbiArt. En esencia, por lo mostrado en las demos, parece guardar las mecánicas del original pero añadiendo nuevas dimensiones, como el rescate de los Diminutos, la aparición de Sparks de Rayman 2, controlable con el Wii U Gamepad. 

El juego parece que, al menos por ahora, se mantiene exclusivo de Wii U, pero yo apostaría que saldrá en todos los sistemas del mercado actualmente, y quizá en los de próxima generación. Teniendo en cuenta lo que le ha costado vender a la primera entrega, sería un mal movimiento dejar su secuela solo en un sistema. Junto a otros juegos, como Rabbids Land y uno de Fitness, dejaron a Ubisoft como una de las compañías más sólidas para el sistema de Nintendo. Aunque si lo mantienen exclusivo, sería un gran valor añadido a Wii U.

También tuvieron su espacio algunas IPs ya aparecidas esta generación y que recibirían un retratamiento para Wii U aprovechando las capacidades del mando. Entre ellas, se encontraba Batman Arkham City, que reinterpretaría algunos puzzles y mecánicas, como el Batarang, a través del mando con pantalla. En esencia, es el mismo juego que ya se ha podido disfrutar, con una mejora técnica y las posibilidades nuevas que ofrece la consola de Nintendo. Es uno de los riesgos de Wii U, y explicaré por qué.

Ahora, a las compañías les viene bien lanzar algunos ports mejorados de la gen actual en el sistema, pero si se queda corta de potencia frente a PS4 y Xbox 720, podría comenzar a ver su flujo de juegos third reducido, como en Wii, al ostracismo una vez avanzada la generación. Igualmente, un poseedor de Playstation 3 ya ha podido disfrutar de Batman Arkham City o de juegos como Ninja Gaiden 3 (que, por muy Razor´s Edge que sea esta versión, ha sido un juego considerado mediocre que no creo que justifique la compra de un sistema), y podrá disfrutar en su sistema actual de juegos como Assasin´s Creed 3, Darksiders 2 o Tekken Tag Tournament 2, a pesar de que la versión de Wii U sea la más elevada en términos técnicos y de control. 

Es pronto para decirlo, ya que habrá que ver si Wii U es otro caso Wii o es un caso Dreamcast, por debajo de las competidoras de su generación pero lo suficiente para recibir la peor versión de los ports, manteniendo así el flujo de juegos constante. El valor de un sistema de sobremesa Nintendo son los juegos de la propia compañía, una competidora muy dura para las thirds en el sistema, ya que tienen los mejores plataformas, el juego de carreras más vendido...y es algo duro de superar. Antes de lograr un esfuerzo doble, prefieren competir donde no van a encontrar escollos.

Hizo acto de presencia en la conferencia el juego Scribblenauts Unlimited, una IP nacida en DS que va a tener continuación tanto en 3DS como Wii U. La portátil de Nintendo tuvo un protagonismo mayor en una mini-conferencia posterior dedicada a ella, pero su catálogo actualmente goza de solidez por todos lados. Aunque solo tuvo la presentación de un juego de peso como Castlevania Mirror of Fate, junto al ya anunciado New Super Mario Bros 2 para este Agosto, ya tenía muchos juegos anteriormente en la palestra como para no permanecer tranquila ante su situación.

Scribblenauts es un juego de plataformas que te permite superar los retos con tu imaginación, escribiendo lo que quieres que aparezca en pantalla y utilizándolo para avanzar. Esto da paso a muchas mecánicas, pero lo cierto es que el juego de DS no era un juego demasiado profundo o complejo, estando limitado y destilando un aspecto demasiado infantil y accesible como para subir de categoría dentro de los plataformas. Habrá que ver hasta donde puede llegar esta nueva entrega.

Una de las sorpresas de la conferencia para mi fue el Lego City Undercover, un juego que bien podría asemejarse en ocasiones a un GTA. Dio muestras de tener mundos abiertos, ciertas fases plataformeras tan características de esta franquicia (que evoluciona bastante poco desde Lego Star Wars, cambiando la licencia y alguna que otra mecánica) y un gran humor, a pesar de que los personajes perdieran algo de su encanto al hablar, sin emitir esos agudos sonidos que por sí mismos ya son representativos. Aunque parezca una licencia infantil, su jugabilidad siempre está a prueba de bombas y tiene cooperativos que garantizan mucha diversión, así como contenido secundario por los cuatro costados. Habrá que ver hasta donde llega esta nueva y curiosa entrega.

Nintendo dejó también más tiempo del necesario a franquicias como Wii Fit U (my body was ready), donde mostró bastante bien cómo aplicar el concepto de jugar sin televisor. Al margen de que este tipo de juegos no son lo mio (jugar controlando una tableta con movimientos de trasero no es algo que me vaya demasiado) lo cierto es que cubren una parte del mercado y son juegos de cierta calidad a pesar de su enfoque casual. Para aquellos que quieran hacer ejercicio sin salir de casa, es una opción.

Opciones fiesteras como el juego SiNg, una suerte de Singstar de Nintendo con karaoke en la pantalla del mando, dieron paso al cierre de conferencia más confuso de todos. Nintendo presentó Nintendoland, una suerte de parque de atracciones que no era más que un compedio de minijuegos-demos técnicas, edulcorado con colorines y la forma de un lugar de diversiones.

Al menos parece tener los suficientes como para no aburrir a corto plazo, y yo confío en que sea el juego que haga de Wii Sports en esta ocasión. Es el ideal para ello, pues los minijuegos mostrados utilizaban todas las capacidades del mando. Moverse hacia los lados en un juego de Donkey Kong, laberintos controlados de forma tradicional en Luigi´s Mansion, destrucción de Ninjas apuntando con el mando...un buen compedio para saber lo que vas a poder disfrutar en un futuro, como hizo Wii Sports (aunque al final no nos movimos tanto). Si no viene con el sistema, me parecería un error.

En definitiva, a Wii U le faltó ese juego que hiciera a los jugadores esperar por ella. De las inmensas expectativas levantadas, quedó solo el resquemor, la sensación de que Nintendo había dado un salto a 2006 y volvía al casualismo que hizo que muchos la odiaran. Miyamoto ha prometido un Zelda a largo plazo, y el juego de Retro Studios, que iba a cumplir esa función, no llegó a tiempo a su presentación, igual que el RPG de Monolith. Esas compañías han dado juegos como Xenoblade o Donkey Kong Country Returns, razón de más para esperar por ellas. Si Wii U no sale muy cara y sus juegos no tardan, tendrá una oportunidad, pues presenta una oferta sólida a la que solo le falta ese "gran juego".

En cuanto a Microsoft, está terminando la generación en un estado que a mi, si hubiera adquirido su sistema, me parecería como poco preocupante. Están dando la espalda al consumidor que apostó por ellos, ya no con Xbox 360, sino con la vetusta y pesada Xbox original. La ausencia de los números 360 al empezar la conferencia podía augurar la presencia de la sucesora, pero nada de eso ocurrió, dando paso a un carrusel de funciones añadidas, como ese Smart Glass que es el preámbulo al ecosistema que Microsoft quiere crear con Windows 8: tablet, pcs, consolas, móviles...todo bajo el mismo paraguas.

Halo 4 abrió la conferencia con fuerza, con el poderío que pocas franquicias tienen, la Santa María de Microsoft. Si no fuera por ella, Gears of Wars (con una precuela, Judgement, que será el último juego de los Locust en el sistema) y Forza (que presentó una vertiente arcade con Horizon tras dos entregas mayores) tal vez Xbox 360 no sería lo que es. Recordó por momentos a Metroid Prime, pero parece que 343 va a hacerse cargo bien de la franquicia tras la salida de Bungie.

Hubo espacio también para la franquicia Fable, otro de sus caballos de batalla, pero en este caso representada por una entrega menor. Fable Heroes y Fable The Journey no hacen ningún bien a una saga que ha sido de lo más cuestionado de la compañía y que ha desacreditado enormemente a su hacedor, Peter Molyneux, ya fuera de Microsoft y centrado en otros menesteres. Desde Fable 2 han ido hacia abajo y sin frenos, y nadie parece querer remediarlo.

También se presentaron una serie de juegos bastante poco notorios, como un clon de Angry Birds basado en la destrucción de fortalezas y controlado por Kinect, o un juego F2P muy parecido a God of War. Un dispositivo que podría haber dado otras cosas, pero que está recibiendo demasiada atención que se traduce en un río de juegos mediocres, uno detrás de otro, con graves deficiencias de control. Rise of Nightmares sin él habría sido un juego notorio. Kinect Star Wars, quizá también. Y eso parece que Microsoft no lo va a ver mientras las cifras le digan lo contrario.

Los juegos third también tuvieron su representación, liderados por un Tomb Raider que ha adoptado todos los esquemas de Uncharted para sí. Con arco, eso sí, pero la base es la misma. Un juego lleno de QTEs y scripts para parecer espectacular. La misma base de Uncharted, pero en mi opinión, un poco mal copiada. Lara Croft como fue no iba a llegar a ninguna parte, pensó Crystal Dinamics, y está visto que las impresiones positivas de la prensa les dan la razón. Si te pareces a Uncharted, lo tienes ganado.

Splinter Cell Blacklist es otro que siguió el mismo esquema, aunque un poco más camuflado. No sabría decir si Gears of War, el primero que popularizó el TPS, o Uncharted 2, el que lo encumbró, han sido los vencedores de este E3, pues muchos juegos se parecen a ellos. Otro que sigue esta tendecia, sin ir más lejos, es Resident Evil 6. Un survival horror que tiene más de lo primero con muchas pistolas que de lo segundo. Destila bastante acción, con sus obligatorios QTEs, pero RE5 fue un TPS de calidad, lo cual da un buen precedente para ser optimistas. A pesar de que tenga menos de Resident Evil que nunca, como dije en un artículo anterior del blog.

Cerró la conferencia Black Ops 2. Call of Duty es el ejemplo de como con una buena maquinaria de márketing y hacerte un nombre puedes vender lo mismo una y otra vez. La demo mostrada no presentó casi nada nuevo. Todo huele a viejo, a ya visto antes, a pesar de la ambientación futurista. No obstante, venderá la misma obscenidad de siempre mientras pequeños estudios ven en 100.000 copias un gran éxito. Así hemos hecho esta industria nosotros con nuestra intención de compra.

La conferencia de Sony bien puede sintetizarse en Beyond y The Last of Us. Dos juegos quizá totalmente opuestos, pero provenientes de las compañías de Heavy Rain y Uncharted. El primero sigue el esquema de ser una película interactiva, de que el jugador solo tenga que vivir una historia, al modo de las viejas aventuras gráficas, pero más simplificado. Protagonizado por Ellen Page, promete ser un thriller interactivo, de esos que apenas se pueden disfrutar. Siempre debe haber mercado para todo.

The Last of Us es otro cantar. Da igual lo bueno o lo malo que llegue a ser. Va a ser considerado GOTY o cercano a ello. Y todo porque lo hace Naughty "God". Lo de esta compañía es bastante curioso. Son los creadores de Crash Bandicoot, una de las mejores saga de plataformas de la historia. Con Crash 3 tocaron techo y se tutearon con Mario, fueron brillantes. Abandonaron la licencia. Luego vino Jak, con un juego que siguió codeándose con el fontanero, y terminó virando hacia la acción-sandbox de forma satisfactoria. A penas se tiene noticias de ellos.

Y vino Uncharted. Considerado por muchos la mejor saga que ha hecho Naughty, y su segunda parte de lo mejor de la gen. Lo que a mi me parece es todo lo contrario. La compañía, con cada saga que ha creado, ha ido bajando paulatinamente la diversión y la calidad, hasta llegar a unos Uncharted que son juegos guiados, sencillos, espectaculares pero sin fondo. Los reyes de la nueva generación de juegos: efectistas sin sustancia, me gusta llamarlos. Es evidente que no voy a iniciar una cruzada contra aquellos que aman Uncharted, pero para mi, este The Last of Us solo es el siguiente paso a simplificar.

De plataformas a acción plataformas, han pasado a una acción más o menos abierta, con mínimo plataformeo. El siguiente paso es acción pura, y aquí está. Sin duda, será un juego reverenciado porque dentro de los shooter parece tener calidad, y gráficamente es apabullante. Pero de Naughty ya se qué esperar, y el retorno de la barra de vida no lo va a paliar. Ya no son la compañía de Crash y Jak.

PS Vita tuvo también su espacio, que se verá completado en una conferencia Heaven, más adelante en este mes. Juegos como Assasin´s Creed Liberation, Black Ops Declassified o Sly 4 y Battle Royale dejan entrever algo peligroso: Vita sigue el camino de PSP, de spin-offs, y en esta ocasión, de ports directos de PS3. Sony debe apostar por más cosas como Gravity Rush o Souls Sacrifice, IPs propias para el sistema, que le darán valor individual. Ojalá vendan mucho para darles motivos para seguir esa línea.

Battle Royale es otro de esos juegos que llega para completar la clase media de exclusivos de Sony para PS3. No habrá nada que se enfrente a Halo 4 a final de año, pero al menos habrá cantidad suficiente para mantener a los usuarios actuales contentos. Especialmente a mi, con el regreso de un Sly que, a pesar de no estar en manos de sus creadores originales, no parece que vaya a desentonar, y una nueva entrega de Ratchet y Clank. Siguen faltándome Jak y Ape Escape, pero al menos las plataformas siguen vivas en PS3.

El "Smash Bros" de Sony no parece que vaya a ofrecer nada nuevo. De hecho, me recuerda enormemente a Digimon Rumble Arena 2, un clon regulero de la saga de Nintendo. El tener a todos los personajes de Sony más invitados, como Big Daddy, es un aliciente, y sin duda el juego dará mucha diversión en multijugador. Pero no es un juego que creo que vaya a destacar por nada demasiado interesante. 

Hay un juego de los presentados que me llama poderosamente la atención: The Unfinished Swan. No he sido nunca de "experiencias alternativas", pero con Journey he empezado a cambiar de opinión, a disfrutar más de juegos cortos, sencillos y que esconden significado detrás. Arte audovisual, podría llamarse. Y este juego podría entrar en esa categoría junto a Flower, Flow, Journey o Datura. No son juegos al uso, ni son largos ni adictivos. Pero tienen algo que los hace diferentes. 

La conferencia se cerraba con un Far Cry 3, un gameplay de Assasin´s Creed, y la presencia de God of War Ascension, que promete ser un juego bastante trepidante. No me voy a olvidar de Wonderbook, esa "cosa" para Move que es necesaria, y que por suerte no cubrió la mayoría de la conferencia. Un juego para los pequeños, para hacer magia al son de J.K Rowling. Peor que Sorcery, sin duda, pero al menos no deja a Move en el ostracismo total. Ni Kinect, ni Move, sería el refrán. Uno muy saturado, otro demasiado dejado de lado.

En lo que a otras compañías se refiere, hay una que podría decirse de forma unánime que ha ganado el E3: Ubisoft, con todo lo que presentó en Wii U, y especialmente por el juego Watch Dogs (un nombrecito que he visto tantas veces ya que hasta lo aborrezco). Uno de los primeros juegos que da verdadera sensación de Next Gen. Un sandbox bastante sólido, del que se sabe por ahora poco, solo que saldrá en 2013 y promete ser un aniticipo de lo que nos espera el año que viene.

Junto a él, completaba la promesa Star Wars 1313, un TPS de la saga de Lucas centrado en el mundo de los cazarrecompensas, corriendo en un "high end pc". ¿Será algo así lo que nos espera en PS4? No dijeron consolas, así que ahí queda la puerta abierta. EA también estuvo por ahí, con un Dead Space 3 que dio más sensación de Mass Effect con bichos feos que del survival brillante que fue el primero. Mercado y ventas, lo llaman. También se presentó el homólogo de Elite para Battlefiel 3, que por unos módicos 50$ te dobla el precio de tu copia original con muchas expansiones.

También se presentó el competidor de CoD, Medal of Honor Warfighter. EA pretende alternar una saga y otra para no saturar, pero es que en el fondo son la misma cosa, shooters con corta campaña y mucho online. El género está ya sobresaturadísimo y no hay nada ya que pueda sorprender. Se ha vuelto ya tan anual como la lucha FIFA y PES, y nunca consiguen alzar nada interesante. Konami enseñó más de MG Rising o Castlevania Lords of Shadow 2, y Square Enix dio una muestra completa de lo que su Luminous Engine es capaz de hacer y, la verdad, sorprende. Podrían haber mostrado Final Fantasy XV y no habernos dado cuenta.

En definitiva, podemos concluir que este ha sido uno de los E3 más regulares de los últimos años. Wii U no ha cumplido con lo esperado. Ha presentado muchos juegos de clase media, muchos ports de otros sistemas, y apenas unos pocos juegos first, y no de esa clase que demuestra la gran calidad de Nintendo. La potencia es quizá el menor de los problemas de Wii U ahora. El gran escollo a salvar es recuperar la confianza de unos usuarios que vieron en una traición que Nintendoland tuviera más tiempo que cualquier otra cosa.

Microsoft necesita una nueva generación ya, pues con Kinect está destrozando la vieja filosofía que cimentaron con la primera Xbox. Les da dinero, pero no satisfacción a sus jugadores "core". Al menos su estrategia con el bazar es intachable. Sony puso en evidencia a su PSVita dejándola bastante de lado, aunque en el fondo su catálogo está tomando buena forma, y aún queda ese Vita Heaven para dar alguna sorpresa. Debe ser consola de Souls Sacrifice y Gravity Rush, no de CoD, Bioshock y AC spinoffs. Ese Hatsune Miku que pasó de puntillas podría venirle bastante bien si se deciden a sacarlo de Japón.

3DS está en una forma envidiable. Tiene juegos preparados para casi final de año, un catálogo solidísimo con muchos anuncios en todos los géneros y frentes. Desde los prontos Heroes of Ruin o Theatrythmn FF, pasando por KH 3D y el New Super Mario Bros 2, pasamos a los Luigi´s Mansion Dark Moon, Code of Princess o Castlevania para completar un año grande. A ver cómo sigue su vida, pero por ahora tiene la medida tomada a Vita férreamente. Solo falta redondear con el esperado lanzamiento de Monster Hunter en occidente, su único punto negro por ahora tras su mal lanzamiento.

Salvo por anuncios como Rayman Legends o algunas esperanzas como el emulador de PSX de Vita, no teniendo que pagar otra vez los juegos, como yo había tenido, apenas salvan un E3 bastante lleno de clones de Uncharted o Gears of War, con los FIFA, PES y lucha Activision vs EA de todos los años, o muchas licencias continuadas. Solo Beyond y algunos juegos descargables se salen de esta tónica. El mundo de los videojuegos está bastante estancado, y habrá que ver qué logra una nueva generación.

¿La ganadora? Por juegos, Ubisoft, que presentó mucha variedad. De las tres grandes, para mi fue Sony, que mostró bastantes juegos first y dio entrever un buen futuro para Vita, con nuevas funciones, así como el exquisito tratamiento a PS Plus, que por solo 15€ te permite disfrutar una enorme cantidad de juegos gratuitamente durante 3 meses. Para los cazatrofeos y reyes de "compro, paso y vendo" es una gran noticia. Para los demás, quizá sea algo más indiferente, pero, siendo opcional, lo están haciendo un buen servicio.

Nintendo tiene que espabilar bastante, mejorar la imagen y el catálogo de Wii U de cara a su lanzamiento a finales de año. Si el precio es elevado, va a sufrir. Si es justo, tal vez se mantenga bastante bien. En definitiva, un E3 tan descafeinado como han quedado las expectativas por la sobremesa de Nintendo.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.

5
Valoración media: 5 (1 voto)

2 Comentarios:

E3

Definitivamente Ubisoft se llevo el premio. Con títulos bastante espectaculares como Watch Dog, Rayman Legend y Far Cry 3.. Por otro lado llo que presento Nintendo, sin ser grandioso me gusto. Por un lado la gran N finalmente a creado una plataforma onlline decente y por otro lo que se ha mostrado del catalogo inicial de la consola es prometedor, como Arkham  City, Pikmin 3, Lego City o el mencionado Rayman. Creo que los que nos tiene chocados es la falta de noticias sobre el nuevo Zelda y el nuevo Smash Bros. Aunque irónicamente tuvimos el Battle Royale de Sony para compensar. Fuera dse eso me quedo con algunas cosas que presento Konami como los nuevos detalles de Metal Gear Rising y  el anuncio de la colección HD de Zone of Enders con ese fenomenal opening anime

Buen artículo, cómo te lo

Buen artículo, cómo te lo has currado!

A mí me gustó lo que ofreció Nintendo, NSMB vendió más de 25 millones en Wii y sacar una iteración me parece una estrategia muy inteligente, pues los plataformas 2D de Mario del gusto de los nintenderos de toda la vida. Tampoco se olvida del público que llegó con WiiFit y busca llegar a las redes sociales.

Sólo he visto evolucion de la jugabilidad en la confe de Nintendo y por eso me gustó más que las de Sony y M$. 

Beyond no me llamó la atención después de la decepción de Heavy Rain y The Last of us a veces parece Uncharted. Vita va camino de ser un enorme fiasco. 

Pero sin duda alguna la mejor del e3 fue Ubi.