25 de Octubre de 2014
Mayo
9

Artículo: Pensamientos de Nueva Generación

Categorías: 

Nuevamente, se acerca el E3. Cada junio es una gran reunión para el mundo de los videojuegos en la que hay múltiples anuncios ilusionantes, grandes debates, y mayores discusiones que siempre deben aplacarse. Este año lo voy a vivir desde la posición del moderador, tras haberme incorporado recientemente al staff de Meristation, pero la base es la misma, con un añadido: la octava generación de videoconsolas está a punto de ver la luz en todo su esplendor, y hay grandes incógnitas y apuestas por delante. Pese a que lo pueda parecer, la generación ya lleva tiempo entre nosotros, desde el lanzamiento de Nintendo 3DS y PSVita y el de la sobremesa Wii U, pero parece haber un acuerdo no escrito que no le da el pistoletazo hasta que Sony y Microsoft lanzan su material.

Este artículo se va a centrar precisamente en ellas dos, además de un competidor ya lanzado, Wii U, que no está cumpliendo con nada de lo previsto. Hay muchos asuntos pendientes de cara a este E3, si bien antes tenemos una cita con Microsoft este final de Mayo, donde por fin van a mostrar al mundo (o no) su nuevo retoño de la familia Xbox, rumoreada como Infinity, Fusion, 720 o simplemente Xbox. Sony, igualmente, ya movió ficha antes enseñando el mando de PS4 y sus primeros juegos, sin permitirnos aún ver un hardware que está en continua evolución, y que parece que tiende la manos a las third más que nunca, mientras que de Microsoft solo se han leído limitaciones. Pero los rumores y la realidad son cosas muy distintas.

Empezaremos, pues, hablando de la que ya está entre nosotros. No es difícil decir que el lanzamiento de Wii U es un enorme palo para Nintendo, pues no está cumpliendo con ninguna de las expectativas previstas. Y el problema, nuevamente, es el mismo que provocó que Nintendo 3DS renqueara cuando empezó: el precio (que en el caso de Wii U, es claramente elevado para lo que ofrece, 300/350 euros por un sistema con poco almacenamiento interno), oferta third ya presente en PS3 y 360, que se venden más baratas y muchos jugadores ya poseen, y escasa cantidad de juegos first, siendo muchos de ellos incluso retrasados, como Pikmin 3, dejando un importante vacío de lanzamientos en Wii U.

Recuerdo que cuando se anunció Wii U todo resultaba bastante ilusionante, con un Bayonetta 2 y Rayman Legends exclusivos que hacían presagiar que el sistema por fin tendría el apoyo que desde Nintendo 64 le llevan negando las third parties a la compañía de Mario por unos u otros motivos. Pero la realidad es que hoy el juego de Ubisoft ha pasado a ser multiplataforma, y las noticias como los devkits sin uso de Avalanche o la incompatibilidad con Frostbite 3 (que le hará perderse la friolera de 11 juegos de Electronic Arts, la compañía que más da la espalda a la de Kyoto, como le ocurrió a Sega con su Dreamcast), sumado a que no se presenta un panorama prometedor ni una rebaja inmediata, hacen que Wii U esté vendiendo muy por debajo de sus posibilidades en todos los mercados.

¿Dónde están las posibles soluciones? La oferta first parece que, tarde o temprano, va a terminar llegando, pues ya sabemos que el E3 nos va a dar al menos Mario Kart U y un nuevo Mario plataformero en 3D, además del New Super Luigi U como expansión al ya presente en el sistema de sobremesa. No obstante, Nintendo está abusando demasiado del fontanero en sus recientes lanzamientos, y debería tratar de rescatar viejas peticiones de los jugadores (como F-Zero, una saga enorme injustamente olvidada, o un Metroid de calidad comparable a los Prime) antes que focalizarse solo en su buque insignia. Los próximos meses nos traen Pikmin 3, Game y Wario o Wind Waker HD, así como juegos second como The Wonderful 101 o Bayonetta, y algunos multis como COD Ghost y Deus Ex (todos ellos ya presentes en PS3/360, no teniendo valorañadido para los jugadores que ya los tienen).

La oferta third, por otra parte, parece cada vez más negra, pues EA les da la espalda, y eso hace que pierdan licencias de futuro como Dragon Age III, Battlefield 4 o incluso, y esto es más grave, los FIFA de nueva generación (si bien yo creo que el simulador seguirá saliendo en la máquina). Las compañías solo apuestan por lanzar, o bien ports completos de sus juegos (Mass Effect 3, Deus Ex...) o lanzarlos multi con PS3 y 360. Un jugador, como es mi caso, que ya tiene una de esas plataformas, no va a comprar Wii U pudiendo jugarlos ya en su sistema, y más teniendo en cuenta que perderá contenido, como los DLCs de Injustice. Dicen los rumores que todo viene porque Nintendo no quiere aplicar los pases online a los juegos.

Por último, y no menos importante, una socorrida rebaja de precio incentivará la venta del sistema. 300 y 350 euros son desorbitados, y está demostrado que cuando se rebaja, la compran. Hace nada, Amazon UK puso el moderlo de 8 gb a 180 euros y ha volado. Cuando presentaron el sistema el pasado E3, yo esperaba un precio de 250 euros para el sistema básico y 300 euros para el Pro, y es probable que hubiera sido bastante razonable, pero dada la situación de la máquina apostaría antes por un 200-300, especialmente si Nintendo pretende volver a acercarse a ese mercado casual que ahora está migrando a los móviles, que cubren sus necesidades bastante bien. Parte de la culpa de esto la tiene el nombre de Wii U, pues hay gente que no es capaz de distinguirla de su predecesora (y eso Nintendo lo sabe).

Mi opinión personal es que la compañía de Mario tiene entre manos una nueva Gamecube, que va a estar bien nutrida de sus juegos first, pero no va a tener una penetración en ventas tan buena como les gustaría. Es cierto que habrá thirds que la apoyen, pero Nintendo debe ser consciente de que los mejores argumentos los tienen ellos. El nuevo Zelda debe ser muy bueno, y el Smash Bros promete bastante debido a su largo desarrollo, así como la secuela de Xenoblade o el proyecto sin desvelar aún de Mistwalker, así como lo que su "nueva Rare", Retro Studios, traiga entre manos. Junto a juegos ya anunciados, como el Mario Kart U, el nuevo Mario 3D, Yarn Yoshi, Pikmin 3, y lo que puedan presentar en el E3, Nintendo debería ser capaz de recuperar a sus incondicionales. Y a partir de ahí, hay que saber seguir una buena estrategia para no desentonar.

La situación en la sede de Sony no puede ser más distinta. Playstation 4 es un sistema que, hasta ahora y tras su presentación, ha generado muchísimas ilusiones, porque parece haber sido diseñada, primero para tener potencia suficiente para lo que le echen, y segundo, teniendo en cuenta a todo tipo de compañías, desde las grandes a los indies, en mente, preguntándoles por el diseño del hardware, del mando, e incluso de las opciones a incluir, como el nuevo botón share del Dualshock 4, que cambia ligeramente su legendario diseño de cara a nuevas generaciones, con sticks cóncavos o unos gatillos mejorados, así como unos "cuernos" más largos para mayor agarre.

Respecto a los juegos ya mostrados, no obstante, la oferta parece aún bastante continuísta, con licencias como Infamous y Killzone saltando al nivel superior. Sin embargo, vemos pequeños síntomas de esas palabras de Sony de que querían un catálogo variado y para todos, pues un sucesor espiritual de Crash Bandicoot, llamado Knack, hizo acto de presencia en la conferencia ilusionando a viejos amantes de las plataformas como yo. Lo diferente también tuvo cabida con juegos como The Witness, un indie preciosista de esos que Sony ha sabido explotar tan bien en PS3, con juegos como Journey, y que ahora está impulsando más que nunca, especialmente en PSVita (un sistema que necesita igualmente anuncios con urgencia para subsistir).

Las thirds, obviamente, se van a volcar como siempre, y ya hemos visto juegos como Watch Dogs o Deep Down lucir realmente espectaculares, sobretodo en lo referente a las expresiones faciales. Falta ver cuánto material puede aparecer en el E3 al respecto, porque sin duda alguna PS4 va a ser la estrella de la conferencia de Sony en todos los aspectos. Hay muchos proyectos que ya tienen más rodaje, como Drive Club, y pueden enseñarse en condiciones, e igualmente otras como Naughty Dog o Media Molecule no han hecho aún acto de presencia y deberían mostrarnos sus futuros juegos. Habrá un par de aspectos claves, y es que logre atraer una variedad de catálogo suficiente como para convencer a todo tipo de audiencias y, sobretodo, el precio. No es ninguna tontería afirmar que PS3 falló en sus inicios en parte por sus prohibitivos 600 euros, por lo que PS4, según dicen, va a sorprender. Yo apostaría por 400-450 como lo más claro, pero menos de eso sería un pelotazo y más, un error.

Y nos queda la última, la que más rumores negativos está acumulando. Conexión permanente, medidas anti-segunda mano, una apuesta más por ser un centro multimedia que una consola, gran énfasis en Kinect...no es ningún secreto que la política de Microsoft en los últimos años de 360 ha sido decepcionante de cara a los que apostaron por ella en sus inicios, focalizando su apuesta en Halo, Gears y Forza y en juegos de Kinect que a ningún jugador serio llegan a interesar por su escasa calidad. La nueva generación se aproxima en una compañía de Redmond renovada gracias a Windows 8, otro producto bastante controvertido que tendrá mucha presencia en la futura Xbox.

Un sistema que, según dicen, será un centro multimedia total, que incluso podría llegar a integrar una oferta de televisión, a lo Canal Plus, que podría ser una gran baza. Igualmente, Microsoft lleva preparándose reforzando estudios como Rare o creando nuevos, como el de Vancouver, buscando trabajo en muchos AAA que acompañen a un sistema que vendría acompañado de una nueva versión de Kinect. La cuestión es qué esperar de una Microsoft que estos últimos años ha ido dando palos de ciego en su catálogo, rompiendo su relación con unos indies que está acaparando Sony y sosteniéndose en sus grandes sagas y su gran servicio de Arcade.

Este día 21 habrá una conferencia en la que, presumiblemente, se mostrará el sistema, el mando, y los primeros juegos, dejando el grueso de lo que se enseñará para el E3 en un sistema que, presumiblemente, se debería lanzar a finales de año o a primeros de 2014. Lo cierto es que yo no soy muy optimista, pues en compatibles Microsoft con Windows 8 no ha hecho el mejor de los trabajos, y en los videojuegos hace tiempo que no tienen una implicación total. No obstante, sus relaciones con ciertas thirds como Activision siguen siendo privilegiadas, y aún cuentan con algunos estudios en condiciones capaces de sostenerla bien, aunque todo lo que la ha venido rodeando es mucho más negativo que lo visto de PS4. Es presumible que serán rivales directas y entre ellas se decidirá el primer puesto de la siguiente generación, por lo que los jugadores deben estar muy atentos a lo que tengan que ofrecer.

Nintendo se volvió a adelantar a todos, pero a su Wii U le está costando arrancar por precio, catálogo, y dificultad para hacerle un buen márketing. Sony dio el pistoletazo enseñando un sistema que, sobre el papel, parece capaz de comerse el mercado, pero también era así PS3. Microsoft está rodeada de pesimismo, pero sin duda deben guardarse grandes ases si han tardado tanto en mostrar un contraataque a los nipones. El E3, pese a que Nintendo no de conferencia, se presenta apasionante y capaz de definir escépticos hacia un sistema u otro. Por ahora, parece que PS4 es la vencedora, pero el E3 puede cambiarlo todo. Habrá que estar muy atento a qué da de sí este nuevo episodio del mundillo de los videojuegos, que, pese a todas las medidas como los DLC que se han tomado, aún es capaz de ofrecer buenas experiencias por encima del negocio.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.

5
Valoración media: 5 (1 voto)

3 Comentarios:

Buah, con lo que se avecina

Buah, con lo que se avecina prefiero gastarme lo que cuesta una Xbox o PS4 en una tarjeta gráfica de gama alta para PC. Cada día peor, ¿para qué mierdas quiero un centro multimedia si ya tengo cuatro pcs, una TV, tabletas, móviles...? En fin, dentro de nada los juegos desapareceran como siga la cosa así.

Para qué quiero comprarme

Para qué quiero comprarme una tarjeta gráfica de gama alta, que en 2 años no vale ni la quinta parte y ya es de gama media-baja, cuando con el mismo dinero me compro una consola cuya vida útil excede los 5 años sobrados, y en la cual podré jugar siempre? No como en los pc's, con los problemas de compatibilidades de sistemas. No es el fin de las consolas, es el fin de Nintendo si sigue así. Están siguiendo el mismo sistema de negocio que tenían con NES y SuperNintendo, juegos divertidos para pasar el rato, sin darse cuenta o querer ver que el negocio ha cambiado por completo, y los juegos y sistemas importantes ahora son completas superproducciones con guiones dignos de hollywood, bandas sonoras dignas de los mejores galardones y una calidad gráfica cada vez más cercana al fotorrealismo. Nintendo, sus juegos y sistemas, no cumplen ninguno de esos 3 estándares básicos de hoy para lanzar productos triple A. Y así les va. Viendo el panorama de las que ya han salido y las que vienen, sus ventajas y desventajas, a mi ya me han vendido una PS4. Eso sí, no el primer año. Nunca me ha gustado pagar de más, ni comprar productos de los cuales aparecen mejoras y correciones de hardware al poco tiempo. Solo hay que tener un poco de paciencia y no ser un ansias.

El motivo principal por el

El motivo principal por el que sacan nuevas consolas es por su obsolescencia, Nvidia sacó hace poco una tarjeta gráfica que se folla con creces cualquier consola de ésta y la siguiente generación. Las tarjetas gráficas te pueden durar lo que quieras y lo que tú exijas, mientras que las consolas están limitadas a su hardware de serie. La compatibilidad de sistemas siempre depende de las ganas que se pongan, mientras que juegos como Skyrim, Bioshoch, The Wicther, Deus Ex Human Revolution  corren con los máximos gráficos y eficiencia, en PS3 Deus ex me va a tirones en algunas partes con gráficos medios.

Sinceramente reitero, que antes de comprarme una consola que intenta emular algo para lo que no está destinada prefiero una buena tarjeta gráfica que me haga disfrutar en condiciones de los juegos.

En cuanto a las correpciones, después de ver el estropicio que hiceron con PS3,  no me fiaría mucho de ellos. Preferiría compararmela de salida antes que esperar y pillar versiones capadas.