1 de Octubre de 2014
Ene
3

Artículo: Los Spin-Off olvidados de Pokémon

Categorías: , ,

Pokémon es una de las sagas de videojuegos más populares del mundillo, con el permiso de Super Mario. Con su nacimiento en la consola Game Boy, con las entregas Rojo y Verde (Azul en occidente) se inició una fiebre que, si bien hoy en día está más atenuada, ha logrado llegar a todas las edades y colectivos, a unos con su estética infantil y amigable, y a otros con un metagame que a simple vista nadie puede intuir y que da muchísimo juego a los profesionales.

Una licencia tan grande siempre genera productos derivados de su idea original, y esto se ha visto en los múltiples spin-offs que Nintendo se ha sacado de la manga a lo largo de su historia. Los Pokémon han sido vistos explorando mazmorras, siendo amigos de unos Ranger, o incluso combatiendo en enormes coliseos. Pero hay ciertos elementos de la licencia que han sido vistos pocas veces, y no han sido explotados desde hace generaciones. ¿Qué ha motivado un olvido a estas licencias?

Tal vez los irregulares resultados de su día, o el mayor beneficio de otro tipo de spin-off, han producido que dichas entregas queden continuamente en el limbo aunque los jugadores las sigan esperando como agua de Mayo. Nintendo tiene muchas oportunidades y formas de hacerlas volver mientras apuesta por nuevas ideas, que siempre obtiene con esta licencia. Han sido muchos los proyectos de este estilo, pero yo me quedaré con algunos de ellos.

 

Uno de los que másse echa en falta es Pokémon Pinball. Una idea nacida en Game Boy Color, con un renovado cartucho con vibración, y una jugabilidad sencilla para un pinball, con dos mesas, pero metiendo la captura de Pokémon de por medio. En sí, los tableros no eran nada complicados, pues eran mesas muy parecidas entre sí (Roja y Azul), cada una con sus propios Pokémon a capturar, y alguna que otra fase especial de bonus cuando conseguías capturar algunos de ellos.

Incluso tendremos la posibilidad de evolucionar nuestras capturas actuales cumpliendo ciertos requisitos en los tableros. El tablero Azul es quizá un poco más sencillo, si bien a mi se me hacía mucho más entretenido el Rojo, aunque era más fácil perder las 3 bolas que te otorgaban en un principio. Completar la Pokédex era una odisea, pues tenías que jugar muchísimo para encontrar los Pokémon que te faltaban, en los distintos escenarios que componían cada mesa (que solo alteraban el cuadro central). Las fases de bonus, especialmente la de Mewtwo, era de lo mejor del juego y te podía hacer ganar cantidades absurdas de puntos si la hacías en condiciones.

En un futuro apareció una nueva versión del juego, la de Rubí y Zafiro, que sigue muchas de las pautas de su antecesor: dos tableros (Rubí y Zafiro), las fases de bonus o las capturas, que siguen más o menos la misma tendencia. Sin embargo, aquí se puede destacar la aparición de una especie de tienda para comprar mejoras para tu mesa, así como algunos Pokémon extra, como los iniciales de Johto o los legendarios difíciles de obtener.

Fue un juego muy continuista respecto al primero, si bien algunas de sus fases de bonus (Groudon y Kyogre) eran absolutamente brillantes en mi opinión, y los tableros estaban más diferenciados. Eran juegos de pinball distintos a lo usual, que solo tienen como objetivo puntos y más puntos. La captura de Pokémon le añadía una rejugabilidad tremenda, debido a la dificultad de obtener algunos de ellos, así como el siempre presente reto de los récords de puntos.

Han pasado dos generaciones (Pinball Mini mediante) desde el último juego de esta subsaga. El momento y el sistema es ideal para ello, pues Nintendo 3DS puede ofrecer muchas cosas gracias a su potencia, muy superior a la de GBA. Una entrega que posea más de dos mesas, quizá 10, 2 por generación, y la posibilidad de capturar a todos los Pokémon, o incluso eventos por spotpass de 3DS serían enormes para este sistema. Por ejemplo, un evento  que habilite la captura de Pokémon que no podrías conseguir normalmente en una mesa. Un Pinball así sería un juego digno de recordar.

 

Otra saga muy querida por mi y más olvidada aún es Pokémon Trading Card Game. Con dos entregas en Game Boy Color (una de ellas exclusiva de Japón) y una pseudo-entrega en Nintendo DS que no es más que un tutorial pequeño que no se puede considerar juego, también solo para Japón, es una de las sagas en las que considero más incomprensible su olvido. Nintendo tiene una enorme licencia de cartas ahí, con su juego organizado y sus torneos, y la desaprovecha, cuando otras franquicias, como Yu-Gi-Oh, sacan entregas y entregas entre World Tournament y Tag Force año a año.

El Pokémon TCG original era un juego muy interesante, pues nosotros debíamos superar una serie de gimnasios combatiendo según las reglas del juego, para terminar peleando con una suerte de alto mando poseedor de cartas legendarias. Esta primera entrega englobaba las primeras expansiones del juego, con reglas muy limitadas (muchos tipos, como el volador, no existen y los Pokémon se engloban más limitadamente).

El funcionamiento del juego es bastante sencillo. Nosotros tenemos una baraja compuesta de Pokémon Básicos, de Evolución (situados sobre los correspondientes básicos), cartas de energía necesarias para atacar, y cartas de entrenador. Se sitúa un Pokémon para pelear y otros tantos en una banca, esperando para entrar. Debemos equipar cartas de energía para que nuestro Pokémon cumpla los requisitos para poder golpear. Si bajamos el HP del enemigo a 0, podemos tomar una carta de premio (de 3 a 6). Si nuestro oponente no tiene más Pokémon o tomamos todos los premios, ganamos el juego.

Como en todo juego de cartas, debemos estudiar las debilidades del oponente (si peleamos en fuego, lo lógico es hacer una baraja de agua) y construir una baraja balanceada, para tener la posibilidad siempre de controlar la partida. El juego ofrecía algunos eventos interesantes, como gimnasios que no se podían acceder hasta cumplir algunos requisitos, una suerte de rival que aparecía a veces, o eventos específicos que nos otorgaban las cartas más raras del juego.

Con el tiempo, salió un juego nuevo que introdujo las cartas Rocket de las siguientes expansiones, aunque la base era básicamente la misma, reciclando casi todos los escenarios de la primera entrega y su mapeado. El juego se basaba en un conflicto invasor del Team Rocket al mundo del juego, y tenía ciertas mejoras técnicas y muchos sets nuevos, si bien muchos solo aparecidos en Japón, lo cual, sumado a que GBA ya estaba empezando su andadura, hicieron que el juego no llegase aquí.

Mucho letargo ha tenido la franquicia hasta un tímido acercamiento con un software de aprendizaje llamado Pokémon Card Game How To Play, muy detallado para aprender lo básico del juego, si bien no es más que eso, muy pocas cartas y poco profundo. Las reglas del juego han añadido muchas cartas y mecánicas, como los Pokémon de entrenadores, los Pokémon X, los Pokémon Dark, los tipos siniestro y acero, nuevas cartas de energía, y un montón de Pokémon nuevos.

Nintendo 3DS sería una buena candidata para un juego de esta franquicia, con una historia ampliada y mejorada respecto a lo visto en GBC, con todos los sets de cartas hasta ahora, pudiendo tomar incluso batallas más espectaculares gracias a la potencia. Las funciones DLC permitirían la adición de nuevos sets de cartas o eventos promocionales por spotpass, así como un posible modo online para partidas por todo el mundo. El juego de cartas de Pokémon tiene mucho potencial, y sería una lástima dejarlo en tan pocas entregas.

Podemos destacar también otra entrega de la que no se han  tenido noticias desde hace años, que es Pokémon Snap. El poder ponernos en el papel de un fotógrafo Pokémon tal vez sea de las cosas más extrañas que la franquicia ha dado de sí, aunque en la práctica ha resultado ser un juego muy interesante, aunque sencillo, con poca complejidad y sobre raíles.

A través de varios mapas temáticos (volcanes, islas, o hasta el espacio) podíamos visitar a los Pokémon en su entorno natural, algo pocas veces explotado, rescatado en los presentes Ranger. No íbamos a capturarlos, simplemente emplear recursos como cebos, una flauta, pester ball para provocarlos, y nuestra cámara, para sacar la mejor instantánea de cada uno de ellos, para así  conseguir la mejor puntuación (según aspectos como pose, o sacarlos haciendo algo especial).

El juego posee cierta rejugabilidad gracias a la existencia de nuevos items, que te obligan a re-explorar fases anteriores para encontrar a alguno de los Pokémon escondidos. Además, fotografiando ciertos elementos con forma de Pokémon entraremos en la fase final del juego, bastante interesante y con un premio especial. El juego no incluía todos los Pokémon que podía, si bien todos tenían su voz de la serie de animación y un modelado bastante bueno para la época de N64.

Desde entonces, solo se ha vuelto a lanzar la entrega en Consola Virtual y no parece haber intenciones de una nueva entrega. El Wiimote se ha mostrado muy competente en shooters sobre raíles, y Pokémon Snap es prácticamente uno de ellos, por lo que no sería descabellada una entrega ahí, o en la futura Wii U. Nuevamente, tienen muchas nuevas criaturas para incluir, y sin duda pueden incorporar nuevos objetos o mecánicas (tal vez incluso un modo de desplazamiento libre, quién sabe). Tal vez no sea la licencia más jugosa, pero sí una de las más originales sin duda alguna.

Por último, podemos destacar quizá la falta de otra entrega como Colosseum o XD, con una historia que se salga de la tónica habitual de los gimnasios y la captura y crecimiento, e incorpore mecánicas novedosas como los Pokémon oscuros, la purificación o cierta historia diferente a lo habitual. Se ha echado en falta en ésta generación un Pokémon de sobremesa de gran calado, ya que Battle Revolution es un Stadium recortado.

Dicha entrega hizo mucho bien por Pokémon, ya que las entregas habituales de portátiles siempre siguen el mismo esquema y corren el riesgo de terminar estancándose. Desde Rubí apenas se ven novedades sustanciales al esquema de trama habitual de la franquicia, y eso con Colosseum se arregló muy bien. Yo espero ver en Wii U algo similar a ésto, porque fue excelente para la saga.

Y esto ha sido todo. Pokémon es una franquicia, como se puede comprobar, que ha dado prácticamente de todo, pero es una lástima que deje de lado oportunidades tan jugables como las aquí presentadas. La quinta generación ha aparecido hace poco, y siempre suelen aparecer spin-offs derivados (algunos tan sorprendentes como el Nobunaga´s Ambition) y aún conservo la esperanza de ver a alguno de éstos en la futura Wii U o en Nintendo 3DS.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo. 

5
Valoración media: 5 (5 votos)

3 Comentarios:

Gran artículo. Yo de entre

Gran artículo. Yo de entre todos solo echaría de menos un nuevo Coloseum pero bien hecho, pues el juego se volvía repetitivo en sus compases finales (tardando demasiado en purificar un solo pokémon). Por cierto, yo el Snap lo veo más para la Wii U y su mando-pantalla en plan cámara de fotos LMAO

Una excelente entrada, muy

Una excelente entrada, muy cierta, se extrañan sagas como Stadium, Snap y Tradin Card Game, pues he tenido la posibilidad de jugar a todas y la verdad son muy divertidas he interesantes, una lastma eso si el que no haya podido disfrutar de Colisseum y XD.

Saludosy 5*'s. 

Pokemon

Yo le dedique HORAS al Pokemon Pinball original. Uno de los mas entretenidos videojuegos de Pinball que he probado, especialmente porque incluyeron bien la mecánica de captura de Pokemons. El otro spin-off que llegue a probar fue el TCG, al que me vicie porque me encantan los juegos de cartas colecionables.

Lo ironico es que cada vez que sale uno de estos spin-offs la queja habitual es que "estan explotando la franquicia", pero tal como apuntas, estos juegos suelen ser la principal muestra de originalidad que hay en los juegos de Pokemon.